Dr. Carlos Cortés

Av. Guadalupe # 4560 int.12 Jardines de Guadalupe CP 45030, Zapopan, Jalisco. México

+52 3334840022 y 3312040143

WHATSAPP: 3331769945

Lunes - Viernes: 9:00 - 17:30

drcortes@hombroycodo.com.mx

Tratamiento de la fractura de húmero distal en adultos con deformidad en cola de pez: reporte de un caso

@jbjs
Tratamiento de la fractura de húmero distal en adultos con deformidad en cola de pez
#trauma #codohombro

Treatment of Adult Distal Humerus Fracture with Fishtail Def… : JBJS Case Connector (lww.com)

Treatment of Adult Distal Humerus Fracture with Fishtail Deformity: A Case Report – PubMed (nih.gov)

Treatment of Adult Distal Humerus Fracture with Fishtail Def… : JBJS Case Connector (lww.com)

JBJS: Treatment of Adult Distal Humerus Fracture with Fishtail Deformity

Joseph EG, Gardner WE 2nd. Treatment of Adult Distal Humerus Fracture with Fishtail Deformity: A Case Report. JBJS Case Connect. 2024 Mar 22;14(1). doi: 10.2106/JBJS.CC.23.00686. PMID: 38517980.

Copyright © 2024 by The Journal of Bone and Joint Surgery, Incorporated.

Importa los datos de mi consultorio a tu celular en un solo click!!!

Acude con el experto!!!

Tiempos buenos para hombros malos

Tratamiento de la fractura de húmero distal en adultos con deformidad en cola de pez: reporte de un caso Leer más »

No se observaron complicaciones ni recurrencias en la cicatrización de heridas y se informó un alto nivel de satisfacción en pacientes sometidos a bursectomía endoscópica de olécranon por bursitis de olécranon recalcitrante

Una solución atractiva para una referencia común. Consulte esta serie de acceso abierto de pacientes tratados con endoscopia por bursitis séptica o después del fracaso de la aspiración y la compresión. Dale me gusta o comenta si probarías esto.
#TratamientoEndoscopia #BursitisSéptica #EndoscopyTreatment #SepticBursitis

No Wound Healing Complications or Recurrences Were Seen and a High Level of Satisfaction Was Reported in Patients Who Underwent Endoscopic Olecranon Bursectomy for Recalcitrant Olecranon Bursitis – Arthroscopy, Sports Medicine, and Rehabilitation (arthroscopysportsmedicineandrehabilitation.org)

La bursitis del olécranon es una inflamación de la cavidad de la bolsa sobre el olécranon cuando hay un aumento anormal en el volumen de líquido.1 La bolsa del olécranon es la bolsa que se inflama con mayor frecuencia en el cuerpo humano.2 La posición superficial y la vascularización limitada de la bolsa hacen que lo hace particularmente vulnerable a esta condición. Esta lesión y su inflamación resultante se observan comúnmente en pacientes que exponen sus codos a traumatismos repetidos a través de profesiones, pasatiempos u otras actividades.3 La bursitis mecánica es la más común, pero aproximadamente un tercio de los casos de bursitis del olécranon son sépticos.4 Aunque es Menos común en la literatura, la gota tofácea también es una comorbilidad y agente causal de la bursitis del olécranon.5,6

En la literatura se han descrito métodos de tratamiento conservador para estas diversas formas de bursitis del olécranon.1,7 Estos métodos incluyen aspiraciones, fármacos antiinflamatorios no esteroides, compresión, inmovilización y antibióticos en casos sépticos. Es ampliamente reconocido que la bursitis del olécranon que persiste a pesar del tratamiento conservador requiere intervención quirúrgica; sin embargo, no se ha alcanzado un consenso unánime sobre el método quirúrgico óptimo. El tratamiento estándar de una bursectomía abierta se considera simple y un abordaje endoscópico puede considerarse innecesariamente complejo y sin evidencia sustancial que respalde su uso. Por lo tanto, una bursectomía abierta del olécranon sigue siendo el método de elección para muchos médicos. Sin embargo, en una serie de casos retrospectivos de bursectomías abiertas del olécranon, se observaron problemas de cicatrización de heridas en el 27% de los pacientes y se observó recurrencia en el 22%.8 Otro estudio encontró que la tasa de revisión después de bursectomías abiertas del olécranon fue del 11,5%.9

Una bursectomía abierta del olécranon implica la escisión mediante una incisión directamente encima de la bolsa. Una escisión de este tipo en un área con suministro sanguíneo limitado y celulitis común hace que la herida tenga menos probabilidades de sanar y más probabilidades que otras áreas de experimentar complicaciones que requieran regresar al quirófano.10 La naturaleza de esta herida quirúrgica y su tiempo de curación también pueden demostrar muy molesto e inconveniente para los pacientes, especialmente cuando intentan regresar a un trabajo que requiere un movimiento significativo o un posible traumatismo mecánico en el codo.

Estas dificultades inherentes a la bursectomía abierta, principalmente los problemas con la cicatrización y la recurrencia de la herida,8 han llevado a una exploración de la escisión endoscópica como una opción de tratamiento después de que Kerr y Carpenter describieran la técnica en 1990.11 Aunque las bursectomías endoscópicas se han denominado “ «bastante poco común» y sus ventajas se han considerado «teóricas» tan recientemente como 2014,1 ha habido algunos estudios pequeños recientes que muestran resultados prometedores para las bursectomías endoscópicas realizadas en pacientes con bursitis olécranon, incluidos aquellos con infecciones presentes.12, 13, 14 Sin embargo , se requiere más evidencia para este enfoque de tratamiento, y persisten preocupaciones sobre la capacidad de un procedimiento endoscópico para eliminar suficiente bolsa séptica para prevenir la recurrencia.10,11 El propósito de este estudio fue determinar los resultados de la bursectomía endoscópica del olécranon para el Tratamiento de la bursitis del olécranon recalcitrante en la práctica de un cirujano. Nuestra hipótesis es que una técnica endoscópica para el tratamiento de la bursitis del olécranon conduciría a una baja tasa de complicaciones en la cicatrización de heridas y una baja tasa de recurrencia con pocos retornos al quirófano en esta población de pacientes.


Determinar los resultados de la bursectomía endoscópica del olécranon para el tratamiento de la bursitis del olécranon recalcitrante en la práctica de un cirujano.

Conclusiones
En esta población, los pacientes sometidos a bursectomía endoscópica del olécranon no experimentaron recurrencias ni complicaciones en la cicatrización de las heridas que requirieran regresar al quirófano. Además, los pacientes informaron una alta función y satisfacción después del procedimiento.

No Wound Healing Complications or Recurrences Were Seen and a High Level of Satisfaction Was Reported in Patients Who Underwent Endoscopic Olecranon Bursectomy for Recalcitrant Olecranon Bursitis – PubMed (nih.gov)

No Wound Healing Complications or Recurrences Were Seen and a High Level of Satisfaction Was Reported in Patients Who Underwent Endoscopic Olecranon Bursectomy for Recalcitrant Olecranon Bursitis – PMC (nih.gov)

No Wound Healing Complications or Recurrences Were Seen and a High Level of Satisfaction Was Reported in Patients Who Underwent Endoscopic Olecranon Bursectomy for Recalcitrant Olecranon Bursitis – Arthroscopy, Sports Medicine, and Rehabilitation (arthroscopysportsmedicineandrehabilitation.org)

Simpson JR, Fagerberg A, Toledo R, Joyner PW. No Wound Healing Complications or Recurrences Were Seen and a High Level of Satisfaction Was Reported in Patients Who Underwent Endoscopic Olecranon Bursectomy for Recalcitrant Olecranon Bursitis. Arthrosc Sports Med Rehabil. 2024 Jan 17;6(1):100832. doi: 10.1016/j.asmr.2023.100832. PMID: 38299046; PMCID: PMC10827581.

Copyright

User license

Creative Commons Attribution – NonCommercial – NoDerivs (CC BY-NC-ND 4.0) | 

Importa los datos de mi consultorio a tu celular en un solo click!!!

Acude con el experto!!!

Tiempos buenos para hombros malos
No se observaron complicaciones ni recurrencias en la cicatrización de heridas y se informó un alto nivel de satisfacción en pacientes sometidos a bursectomía endoscópica de olécranon por bursitis de olécranon recalcitrante

No se observaron complicaciones ni recurrencias en la cicatrización de heridas y se informó un alto nivel de satisfacción en pacientes sometidos a bursectomía endoscópica de olécranon por bursitis de olécranon recalcitrante Leer más »

Rigidez del codo: entrevista con el profesor Bernard Morrey

Sumérgete en el intrincado mundo del diagnóstico y tratamiento de la rigidez del codo, explorando las complejidades de su anatomía y opciones de tratamiento. En esta entrevista, el profesor Bernard Morrey, conocido como ‘Mr. Elbow’, comparte sus ideas y contribuciones pioneras en la cirugía del codo.

Elbow stiffness: Interview with professor Bernard Morrey – Journal of ISAKOS (jisakos.com)

La rigidez del codo es una afección compleja cuyo diagnóstico y tratamiento son a veces todo un desafío [[1]].
En comparación con otras articulaciones, el codo se ve afectado de manera desproporcionada por la pérdida de movimiento después de un traumatismo o una cirugía. No está claro por qué el codo tiende a desarrollar rigidez; su complejidad anatómica, a saber, la presencia de tres articulaciones altamente congruentes en la misma cápsula y espacio sinovial, la tensión de los ligamentos colaterales lateral y medial en todo el rango de movimiento y la relación muy estrecha entre tendones, músculos y piel [[ 2]] puede explicar esta característica.
En un codo rígido, es fundamental evaluar la posible afectación de los tejidos articulares y periarticulares, particularmente el grado de preservación de las superficies articulares y la congruencia articular [[2]].

Morrey et al. [[2]] han clasificado el codo rígido postraumático en tres tipos:
-contractura extrínseca, que involucra el tejido blando alrededor de la articulación (cápsula, ligamentos, músculos) y osificación heterotópica (HO) a través de la articulación
-contractura intrínseca, secundaria a fracturas intraarticulares que han alterado la anatomía de la superficie articular, y

Contractura mixta, que combina contractura intrínseca y extrínseca.
En la evaluación clínica preoperatoria, asumimos que la contractura de la cápsula está presente en todos los pacientes con codo rígido. Dos lesiones asociadas principales pueden afectar el pronóstico y el tratamiento quirúrgico: HO y una anatomía articular ósea alterada.
Según Morrey et al. [[3],[4]], la mayoría de las actividades de la vida diaria se pueden realizar dentro de un arco de movimiento de 30° a 130° en extensión y flexión y de 50° en pronación y supinación. El arco de movimiento del codo no es compensado por la muñeca y el hombro, por lo que la pérdida de extensión perjudica el uso de la mano en el espacio alrededor del cuerpo y la pérdida de flexión limita su uso para el aseo personal y el cuidado personal.
Se debe examinar cuidadosamente el codo para detectar deformidades en la alineación ósea axial (deformidad en varo y valgo) y estabilidad rotacional.
Hay varias opciones de tratamiento disponibles para la rigidez del codo, desde un tratamiento conservador con un programa de rehabilitación dedicado hasta el tratamiento quirúrgico y desde una capsulectomía artroscópica hasta el reemplazo de articulaciones.
Para comprender mejor este complejo trastorno, entrevistamos al profesor Bernard Morrey, el padre de la cirugía del codo [[5]].
El profesor Morrey es el pionero de la cirugía del codo, conocido por todos aquellos que trabajan en ortopedia como “Mr. Elbow” [[1],[5]] por su destacada contribución al estudio y tratamiento de una articulación anteriormente descuidada. En particular, su libro The Elbow and Its Disorders, publicado por primera vez en 1985 [[6]], ahora casi en su sexta edición, y las Conferencias del curso de instrucción, publicado en 1985, son hitos en el campo [[5],[7 ]].
El profesor Morrey, originario de Texas, creció en Fort Worth. Matemático de formación, trabajó durante un tiempo como ingeniero aeroespacial en la NASA, en Houston, en las misiones Apolo. Asistió a la escuela de medicina de la Rama Médica de la Universidad de Texas. Completó una pasantía y una residencia en Mayo Clinic Rochester, tiempo durante el cual también obtuvo una maestría en biomecánica de la Universidad de Minnesota. Después de dos años de servicio en la Fuerza Aérea, se unió al personal de Mayo en 1978 [[8],[9]]. Ayudó al Dr. Ralph Coonrad en el diseño del reemplazo total de codo Coonrad-Morrey, que desde la década de 1980 ha sido la prótesis de codo más utilizada en todo el mundo [[10]]. El profesor Morrey es miembro fundador y ex presidente de American Shoulder and Elbow Surgeons y ex presidente de la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos y de la Asociación Estadounidense de Ortopedia. Durante mucho tiempo ocupó la cátedra de ortopedia en la Clínica Mayo. Ha sido presidente del consejo directivo del Journal of Bone and Joint Surgery y del Journal of Shoulder and Elbow Surgeons, así como miembro de numerosas organizaciones ortopédicas especializadas [[5],[8]). Fue el cirujano del presidente senior y de la señora Bush. Posee nueve patentes y es autor de 15 libros de texto importantes con cuatro títulos diferentes, que han sido traducidos a seis idiomas, y de más de 440 publicaciones revisadas por pares. Tiene el rango académico de Profesor de Ortopedia tanto en la Clínica Mayo como en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, San Antonio. Su esposa, Carla, y sus cuatro hijos trabajan en la profesión médica.


La rigidez del codo es una afección compleja cuyo diagnóstico y tratamiento son en ocasiones todo un desafío. En comparación con otras articulaciones, el codo se ve afectado de manera desproporcionada por la pérdida de movimiento después de un traumatismo o una cirugía. No está claro por qué el codo tiende a desarrollar rigidez; su complejidad anatómica, a saber, la presencia de tres articulaciones altamente congruentes en la misma cápsula y espacio sinovial, la tensión de los ligamentos colaterales lateral y medial en todo el rango de movimiento y la relación muy estrecha entre tendones, músculos y piel 2 pueden dar cuenta de esta característica. En un codo rígido, es fundamental evaluar la posible afectación de los tejidos articulares y periarticulares, en particular el grado de preservación de las superficies articulares y la congruencia articular. Morrey et al han clasificado el codo rígido postraumático en tres tipos: 1) contractura extrínseca, que involucra el tejido blando alrededor de la articulación (cápsula, ligamentos, músculos) y osificación heterotópica a través de la articulación, 2) contractura intrínseca, secundaria a la rigidez intraarticular. fracturas articulares que han alterado la anatomía de la superficie articular, y 3) contractura mixta, combinando contractura intrínseca y extrínseca. En la evaluación clínica preoperatoria, asumimos que la contractura de la cápsula está presente en todos los pacientes con codo rígido. Dos lesiones asociadas principales pueden afectar el pronóstico y el tratamiento quirúrgico: la osificación heterotópica y la anatomía articular ósea alterada. Según Morrey et al, la mayoría de las actividades de la vida diaria se pueden realizar dentro de un arco de movimiento de 30° a 130° en extensión y flexión y de 50° en pronación y supinación. El arco de movimiento del codo no es compensado por la muñeca y el hombro, por lo que la pérdida de extensión perjudica el uso de la mano en el espacio alrededor del cuerpo y la pérdida de flexión limita su uso para el aseo personal y el cuidado personal. Se debe examinar cuidadosamente el codo para detectar deformidades en la alineación ósea axial (deformidad en varo y valgo) y estabilidad rotacional. Hay varias opciones de tratamiento disponibles para la rigidez del codo, desde un tratamiento conservador con un programa de rehabilitación dedicado hasta el tratamiento quirúrgico y desde una capsulectomía artroscópica hasta el reemplazo de articulaciones.

Entrevista
1.
¿Qué parámetros evalúa para clasificar la rigidez del codo?
Si bien se puede clasificar la rigidez desde varias perspectivas, sigo considerando primero si existe afectación articular. El determinante último de una intervención exitosa es la calidad de la articulación. Si está gravemente comprometido, se debe solucionar el problema o la liberación no será efectiva. Otras consideraciones entran en la toma de decisiones, como la extensión del tejido blando dañado, incluidos los elementos estáticos y dinámicos. Finalmente, la duración de la contractura es importante ya que los tejidos blandos se contraen alrededor del arco de movimiento presente.
2.
¿Cree que la evaluación clásica del rango de movimiento funcional en términos de grados sigue siendo apropiada para calificar el movimiento articular?
La belleza de nuestra especialidad es que continuamos mejorando, refinando y, con suerte, mejorando nuestros tratamientos y resultados. Sigo sintiendo que es muy meritorio definir fundamentos y principios sobre cuándo y cómo intervenir. El “arco funcional” tradicionalmente aceptado de 30-130 no es absoluto, sino un marco de referencia. Sin embargo, hay una consideración más importante que siempre es la más importante y que es simplemente “¿cuánto movimiento necesitas para lo que tienes que hacer”? Algunos de mis pacientes más agradecidos tienen arcos de movimiento muy limitados, pero ahora pueden llevarse la mano a la boca o al peroneo. Una vez más, todo se reduce a lo que se necesita.
3.
¿Qué estudios de imagen recomienda para valorar la rigidez articular y planificar el tratamiento?
El noventa por ciento de las veces soy bueno con las radiografías planas AP y laterales. Si hay HO presente, agrego una tomografía computarizada y creo que, en una distribución compleja de HO, una reconstrucción 3D es muy útil.
Curiosamente, soy un gran admirador de las exploraciones T99 para muchos desafíos de diagnóstico, pero es inútil para determinar cuándo intervenir en presencia de HO.
4.
Según su experiencia, ¿qué pacientes no deberían ser tratados por rigidez del codo?
La respuesta sencilla es sólo cuando la relación riesgo-beneficio es desfavorable. Por difícil de creer que parezca, el día que respondo a estas preguntas es el mismo día en que le dije a un paciente con un codo fusionado espontáneamente y postraumático que no podía ofrecerle un procedimiento. Le expliqué en detalle que las posibilidades de éxito eran muy limitadas y que la probabilidad de ganar movimiento era muy superada por la posibilidad de que se produjera un arco doloroso o una complicación importante, como una lesión neurovascular. Una variable extremadamente importante del paciente es si el individuo es realista con respecto a los riesgos y la probabilidad de obtener el beneficio deseado. Si el paciente no acepta esta realidad, se convierte en una contraindicación casi absoluta.
5.
¿Qué parámetros aplica para establecer si un codo rígido requiere rehabilitación o cirugía?
La experiencia nos ha enseñado que algunas condiciones no responden a la terapia, excepto de manera adversa. A menudo trabajo personalmente con el paciente si está local, pero debo depender de la terapia si está a distancia. Aquellos con malas articulaciones no responden a la terapia y luego ofrecemos cirugía. También prestamos especial atención al patrón de respuesta temporal. Si no hay mejoría en 2 a 3 semanas, reconsiderar. Utilizo férulas pasivas y dinámicas en lugar de terapia en muchos de mis pacientes. El único aspecto de la recuperación en el que creo que la fisioterapia es beneficioso es abordar la inhibición de los reflejos. No creo que PT tenga un éxito confiable, pero es mucho mejor que cualquier otra opción que conozco.
6.
¿Cuándo se debe convertir la rehabilitación en cirugía?
Suponiendo que estemos usando PT o férulas, hay dos consideraciones: cuando el progreso, si lo hay, se ha detenido y el resultado final no es aceptable.
7.
¿Cuáles son sus principales consideraciones al optar por el tratamiento quirúrgico, ya sea abierto o artroscópico?
Los principios descritos anteriormente siguen vigentes: qué arco de movimiento necesita el paciente; qué sugiere la patología que es posible; ¿Se ha dedicado suficiente tiempo y esfuerzo para saber qué procedimiento será necesario y, de ser así, qué procedimiento será necesario? ¿Soy capaz de realizar el procedimiento? ¿La ejecución exitosa dará como resultado una propuesta positiva de riesgo/beneficio?

8.
¿La indicación de eliminar a los SH se basa exclusivamente en su madurez o también deben considerarse otros aspectos, como el sitio o la extensión?
El momento de la escisión se basa en la madurez. La madurez, para mí, se basa en radiografías planas que demuestran un margen del proceso claramente delimitado. También tengo en cuenta el calendario y rara vez lo hago antes de los 6 meses. Mi experiencia también ha indicado que el HO que está en el músculo está «desordenado» y es más difícil de eliminar y es más probable que reaparezca. Esto es especialmente cierto cuando la escisión se realizó cuando el proceso aún está activo. Para mí, la HO es una característica muy preocupante de la rigidez postraumática porque el proceso a menudo ocurre en la parte anterior y puede afectar las estructuras neurovasculares. Si se considera una intervención en este contexto, normalmente solicitaré imágenes vasculares. Tales características patológicas, si están presentes, por supuesto aumentan notablemente el componente de riesgo de la ecuación.
9.
¿La retracción músculo-tendinosa (tríceps, braquial, bíceps….) implicada en la rigidez del codo debe tratarse mediante rehabilitación o mediante cirugía?
En casi todos los casos, estos problemas se manejan mejor de forma no operativa. Me pregunto: «si intento limitar el movimiento mediante un procedimiento de miodesis, ¿lo lograré o lo estiraré?» Por supuesto, fallará con el tiempo. La excepción es si la lesión o insulto ha alterado la conformidad o integridad de la unidad miotendinosa. Si la estructura se ha lesionado y ya no puede estirarse físicamente hasta la longitud deseada, entonces se puede indicar un alargamiento quirúrgico. Pero una nota de precaución: si el procedimiento ha restablecido el movimiento funcional, generalmente no trato quirúrgicamente más la contractura miotendinosa.
10.
Según su experiencia, ¿la retracción de las estructuras ligamentosas desempeña un papel importante en la rigidez del codo?
¿Cuándo recomiendas el tratamiento? La presencia de ligamentos contraídos es una entidad real y puede complicarse con calcificación intrasustancia. Es necesaria una comprensión detallada de la anatomía y la biomecánica para abordar la afectación ligamentosa en una contractura. Lateralmente, el complejo ligamentoso surge del tubérculo en el centro proyectado del capitellum. La inserción humeral es esencialmente isométrica en todo el arco de flexión. Por lo tanto, lateralmente, el complejo ligamentoso es un factor sólo si la longitud y la mecánica están distorsionadas por la calcificación en la sustancia del ligamento. Medialmente, el haz anterior es casi isométrico a través del arco de flexión, pero el haz posterior no lo es. Luego, si se contrae, puede limitar la flexión y se libera de forma rutinaria para mejorar aún más la flexión. En realidad, una vez abordadas las cápsulas anterior y posterior, flexionamos y extendemos la articulación. Con la presión de flexión, escuche y sienta que algo cede, y la inspección revela que esto se debe a la rotura del haz posterior del ligamento colateral cubital medial. La mejora del movimiento al extender el codo suele deberse más a la rotura de la cápsula residual que al desgarro del ligamento.
11.
¿En su opinión la neuropatía cubital (ya sea pre o postoperatoria) afecta la indicación de rehabilitación o tratamiento quirúrgico?
Considero que el nervio cubital es el «dormido» cuando se trata la contractura del codo. La primera vez que nos dimos cuenta del marcado impacto de la afectación del nervio cubital fue gracias a la intervención del Dr. Samuel Antuna, U de Madrid. Evaluación de nuestras liberaciones de contracturas abiertas. Descubrimos que la cantidad de mejoría estaba directamente correlacionada con la afectación del nervio cubital. Como resultado, evaluamos cuidadosamente los síntomas o signos de afectación del nervio cubital y, si hay algún síntoma, realizamos una descompresión in situ. Además, si la flexión previa al tratamiento es inferior a 90°, descomprimimos el nervio porque nos preocupa que obtener una flexión adicional comprometa el nervio. Nuevamente, si un paciente tiene dolor o irritación del nervio cubital, la cantidad de movimiento obtenido disminuye. Finalmente, es posible que el paciente no sea consciente de los síntomas mediales, por lo que la causa efecto puede ser un proceso silencioso.
12.
Según su experiencia, ¿qué pacientes con codo rígido se benefician de una artroplastia de interposición, artroplastia total de codo o artroplastia hemihumeral?
La respuesta sencilla es aquellos con una contractura intrínseca, es decir, daño articular. Esto suele deberse a un traumatismo, pero también puede ocurrir con procesos inflamatorios. He empleado las tres modalidades de tratamiento. En los pacientes más jóvenes prefiero la artroplastia de interposición, incluidos los pacientes jóvenes con enfermedad inflamatoria sistémica. Los traumatismos que destruyen el húmero distal, es decir, las fracturas por cizallamiento, son buenos candidatos para el reemplazo del hemi, si está disponible. He reservado el reemplazo de codo para pacientes mayores, con movimientos fusionados o muy limitados, es decir, < ​30°. En general hoy ofrezco la interposición como primera opción en aquellos <65 años.

14.

¿Cuáles son los consejos quirúrgicos que en su opinión aseguran una TEA exitosa?
Los puntos clave que mejoran la supervivencia del implante y proporcionan el mejor funcionamiento son:
-Exposición que preserva la inserción tendinosa del tríceps. Identificar el nervio cubital. Si está en la arboleda, transloquelo a una bolsa subcutánea. Si ya se ha movido, diseccione lo suficiente para protegerlo de daños.
-Libera el tejido blando contraído medial y lateralmente para evitar la deformidad angular residual y el tejido anterior y posterior para mejorar el arco de flexión/extensión.
-Conocimiento de la morfología humeral y cubital, específicamente las dimensiones angulares y el tamaño de los canales, especialmente el del cúbito.
-Evite dedicar tiempo a «trabajar el hueso» para colocar un implante más grande. Evite el tiempo excesivo de operación y torniquete.
-Utilice restrictores de cemento, especialmente en el húmero.
-Añadir antibióticos al cemento.
-Utilice un sistema de inyector para entregar el cemento.
-Asegure la colocación adecuada de los componentes utilizando el eje de flexión como punto de referencia principal.
-Evite insertar cualquiera de los componentes más allá del eje, ya que esto puede crear un punto de apoyo de tejido blando que puede aflojar el componente cubital.
-Cóctel analgésico para disminuir los analgésicos postoperatorios.
-Hemostasia cuidadosa y no drena el codo.
-Férula anterior y elevación a sala de recuperación


15.
¿Quieres compartir con nosotros los puntos clave que consideras en el diagnóstico y tratamiento de la rigidez articular? Como ya se mencionó, pero para enfatizar: pase tiempo con el paciente para comprender lo que quiere/necesita.
Evaluar la patología para determinar si es susceptible de tratamiento y alcanzar los objetivos del paciente. Si no se pueden lograr, aún se puede ofrecer intervención, pero se ajustan las expectativas. Explicación realista al paciente de los riesgos potenciales, sus implicaciones y estimación de su frecuencia.
Consideración del impacto y opción de salvamento del fallo.
Una evaluación honesta de la capacidad de uno para hacer lo que se debe hacer y derivación a un cirujano con más experiencia si esto es lo mejor para el paciente.

Elbow stiffness: Interview with professor Bernard Morrey – PubMed (nih.gov)

Elbow stiffness: Interview with professor Bernard Morrey – Journal of ISAKOS (jisakos.com)

Celli A, Pederzini LA, Morrey BF. Elbow stiffness: Interview with professor Bernard Morrey. J ISAKOS. 2024 Feb;9(1):94-97. doi: 10.1016/j.jisako.2023.09.002. Epub 2023 Sep 9. PMID: 37696358.

Copyright

User license

Creative Commons Attribution – NonCommercial – NoDerivs (CC BY-NC-ND 4.0) | 

Importa los datos de mi consultorio a tu celular en un solo click!!!

Acude con el experto!!!

Tiempos buenos para hombros malos
Rigidez del codo: entrevista con el profesor Bernard Morrey

Rigidez del codo: entrevista con el profesor Bernard Morrey Leer más »

El papel de la artroscopia en el tratamiento del traumatismo de codo en adultos.

El abordaje menos extenso que proporciona la técnica artroscópica tiene varias ventajas pero es técnicamente exigente.

The role of arthroscopy in the management of adult elbow trauma – Valencia – 2023 – Journal of Experimental Orthopaedics – Wiley Online Library


Las fracturas alrededor de la articulación del codo suelen ser difíciles de tratar, ya que normalmente requieren abordajes prolongados y pueden poner en riesgo estructuras neurovasculares y ligamentosas. En la mayoría de los casos es obligatoria la realización de un abordaje abierto convencional para valorar fracturas que afectan a varios huesos o que requieren implantación de hardware y/o reparación o reconstrucción ligamentaria. Por otro lado, existen otros casos en los que la artroscopia podría beneficiarse de ayudar a conseguir una reducción anatómica de la superficie articular y realizar una fijación percutánea tras la reducción. También permite una evaluación de lesiones intraarticulares concomitantes, como cuerpos libres y lesiones condrales, para limitar el riesgo de osificación heterotópica en comparación con la cirugía abierta.

El abordaje menos extenso proporcionado por la técnica artroscópica tiene algunas ventajas inherentes, como un daño limitado a los tejidos blandos que podría permitir una movilización más temprana y potencialmente menos rigidez en el seguimiento a mediano plazo. Sin embargo, la artroscopia de codo es una técnica exigente que requiere un conocimiento profundo de la anatomía normal y la distribución nerviosa. Además, también se necesitan habilidades avanzadas para realizar una fijación percutánea segura evitando daños nerviosos y vasculares.

A partir de la literatura actual podemos definir indicaciones claras para la artroscopia de codo, por ejemplo, las fracturas de coronoides. Se recomienda especialmente para aquellos que afectan la faceta anteromedial y que requerirían una reparación del LCL y, de lo contrario, podrían necesitar un abordaje doble abierto [1–4]. Varios autores también han informado buenos resultados en fracturas del cóndilo lateral o fracturas por cizallamiento coronal del húmero distal [29]. Los resultados de la fijación de la cabeza radial también se han publicado en pequeñas series de casos con resultados satisfactorios [13-25]. Más controvertida es la reparación artroscópica del LCL [27].


Las fracturas alrededor del codo suelen ser difíciles de tratar y en la mayoría de los casos requieren un abordaje exhaustivo. Desde el desarrollo de la artroscopia de codo, la mayoría de los autores han señalado las ventajas potenciales de una técnica menos invasiva que puede ser útil para la visualización y reducción de los fragmentos articulares con una eventual fijación percutánea. Las técnicas artroscópicas proporcionan una exposición limitada que puede conducir a una cicatrización más rápida de la herida, una menor tasa de complicaciones y, por tanto, una mejor recuperación del rango de movimiento. Sin embargo, la artroscopia de codo también es una técnica exigente, especialmente en una articulación inflamada y fracturada, y no está exenta de riesgos. La tasa general de complicaciones se ha clasificado entre el 1,5% y el 11% y las tasas de lesión nerviosa entre el 1,26% y el 7,5%.

El objetivo de esta revisión es presentar la configuración artroscópica y la técnica quirúrgica general para el tratamiento del traumatismo de codo y definir algunas indicaciones claras. El posicionamiento del paciente y la visualización en el quirófano son claves para obtener el éxito. Además del equipo artroscópico, casi siempre es necesaria la fluoroscopia para la fijación percutánea y es obligatoria una preparación precisa. En la última década se ha publicado literatura sobre nuevos portales o puntas quirúrgicas para el tratamiento artroscópico de fracturas de codo.

Las principales indicaciones para la fijación asistida por artroscopia de fracturas son aquellas fracturas articulares que afectan a la coronoides, las fracturas por cizallamiento del húmero distal en el plano coronal (fracturas trocleares y capitellum) y, de forma más controvertida, las que afectan a la cabeza del radio. El tratamiento de este tipo de fracturas mediante artroscopia es exponencialmente exigente ya que también puede requerir reparación de ligamentos. Para fracturas de coronoides, puede ser útil en fracturas facetarias anteromediales de Morrey tipo II y III y de O´Driscoll asociadas a un patrón de inestabilidad posteromedial que también requieren reparación del LCL. Aunque se han publicado excelentes resultados, las series comparativas son escasas. Las fracturas de la cabeza del radio también pueden abordarse artroscópicamente en fracturas simples no conminutas que pueden repararse por vía percutánea.

En conclusión, la artroscopia del codo es una excelente herramienta para comprender y visualizar mejor las fracturas articulares del codo. Sin embargo, a pesar de los avances en la técnica quirúrgica, aún está por demostrar si mejora los resultados clínicos y radiológicos.

The role of arthroscopy in the management of adult elbow trauma – PubMed (nih.gov)

The role of arthroscopy in the management of adult elbow trauma – PMC (nih.gov)

The role of arthroscopy in the management of adult elbow trauma – Valencia – 2023 – Journal of Experimental Orthopaedics – Wiley Online Library

Valencia M, Foruria AM. The role of arthroscopy in the management of adult elbow trauma. J Exp Orthop. 2023 Dec 22;10(1):144. doi: 10.1186/s40634-023-00710-z. PMID: 38133719; PMCID: PMC10746683.

Open Access This article is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License, which permits use, sharing, adaptation, distribution and reproduction in any medium or format, as long as you give appropriate credit to the original author(s) and the source, provide a link to the Creative Commons licence, and indicate if changes were made. The images or other third party material in this article are included in the article’s Creative Commons licence, unless indicated otherwise in a credit line to the material. If material is not included in the article’s Creative Commons licence and your intended use is not permitted by statutory regulation or exceeds the permitted use, you will need to obtain permission directly from the copyright holder. To view a copy of this licence, visit http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/.
El papel de la artroscopia en el tratamiento del traumatismo de codo en adultos.

El papel de la artroscopia en el tratamiento del traumatismo de codo en adultos. Leer más »

Ética en la práctica: nuevos artículos en JBJS.org

¿Qué sucede cuando un paciente rechaza la atención pero puede no tener la capacidad de dar su consentimiento? ¿Qué define el consentimiento informado? ¿Cuáles son las obligaciones y los desafíos éticos al brindar atención a poblaciones de pacientes vulnerables?
Los nuevos artículos sobre Ética en la práctica en JBJS ofrecen una discusión reflexiva sobre tales preguntas y consideraciones éticas relacionadas que surgen para los médicos ortopédicos.

https://orthobuzz.jbjs.org/2024/03/05/ethics-in-practice-new-articles-at-jbjs-org/

En capacidad y declinación de la atención en el paciente quirúrgico, Lightsey et al. Presentamos un caso de un paciente con traumatismo ortopédico con trastorno por consumo de alcohol y trastorno esquizoafectivo que inicialmente rechaza el tratamiento quirúrgico propuesto y se evalúa su capacidad para tomar una decisión informada. Los autores discuten el concepto de capacidad y los criterios clave para evaluar la capacidad, y describen un enfoque multidisciplinario que involucra cirugía ortopédica, psiquiatría, trabajo social, ética y asesoramiento legal hospitalario. “Cuidar a un paciente con capacidad limitada o fluctuante presenta una variedad de desafíos, que se ven agravados aún más por la disminución de la atención que cambia su vida. La atención adecuada a estos pacientes requiere esfuerzos multidisciplinarios para defender la beneficencia, evitar la maleficencia y respetar la autonomía del paciente”, escriben. Lea el artículo de Lightsey et al.

En otro artículo reciente, Consentimiento informado en cirugía ortopédica: introducción, Hershfeld et al. evaluar el proceso de consentimiento informado, investigando 4 preguntas: (1) ¿Qué define el consentimiento informado? (2) ¿Se puede medir objetivamente el consentimiento informado? (3) ¿Qué barreras impiden un consentimiento informado adecuado? (4) ¿Qué aspectos legales están involucrados en las demandas por negligencia relacionadas con el consentimiento informado? “El estándar de consentimiento informado de una persona razonable puede satisfacer requisitos legales, pero la subjetividad del médico permite el paternalismo y la pérdida de autonomía”, escriben. “Para estandarizar el consentimiento informado se deben considerar medidas objetivas. Se recomienda que los proveedores reciban capacitación formal sobre el proceso de consentimiento informado. Con una mayor conciencia de los médicos sobre las barreras al consentimiento informado adecuado, se puede preservar mejor la autonomía del paciente”. Lea el artículo de Hershfeld et al.

En su artículo Establecimiento de estándares ortopédicos de atención para pacientes encarcelados: desafíos éticos y consideraciones políticas, Peairs et al. señalan que las enfermedades musculoesqueléticas y del tejido conectivo son la segunda categoría más común de enfermedades entre los pacientes encarcelados. Los autores exploran cómo el entorno único de las prisiones y cárceles impacta la prestación de atención ortopédica a los pacientes, y aplican los principios éticos de beneficencia, no maleficencia, autonomía y justicia al discutir las responsabilidades de los médicos cuando atienden a pacientes encarcelados. «El sistema de salud correccional pone a los cirujanos en tensión con varios principios de la prestación ética de atención médica», dicen. «Es imperativo que, como médicos líderes responsables de mejorar la atención de todos los pacientes, la comunidad quirúrgica tome medidas para adoptar políticas que reduzcan las brechas en la atención que existen para los pacientes encarcelados». Describen cinco pasos hacia este fin. Lea el artículo de Peairs et al.

Ethics in Practice: New Articles at JBJS.org

 
 
https://orthobuzz.jbjs.org/2024/03/05/ethics-in-practice-new-articles-at-jbjs-org/
All Rights Reserved 2024. JBJS.org
 
 
Lightsey HM 4th, Maier SP, Nisavic M, Kenney K, Lovett LA, Lussier-Cushing M, Abrams J, Fleming M. Capacity and Declination of Care in the Surgical Patient. J Bone Joint Surg Am. 2024 Feb 7;106(3):262-267. doi: 10.2106/JBJS.22.01373. Epub 2023 Nov 27. PMID: 38011307.
 
Copyright & License
 
Copyright © 2023 by The Journal of Bone and Joint Surgery, Incorporated.
 
Hershfeld B, Klein B, White PB, Mont MA, Bitterman AD. Informed Consent in Orthopaedic Surgery: A Primer. J Bone Joint Surg Am. 2024 Mar 6;106(5):472-476. doi: 10.2106/JBJS.23.00316. Epub 2024 Jan 8. PMID: 38190442.
Copyright & License
 
Copyright © 2024 by The Journal of Bone and Joint Surgery, Incorporated.
 
Peairs E, Aitchison AH, Premkumar A, Shea N, Fleming M, McLaurin TM, Pean CA. Establishing Orthopaedic Standards of Care for Incarcerated Patients: Ethical Challenges and Policy Considerations. J Bone Joint Surg Am. 2024 Mar 6;106(5):477-481. doi: 10.2106/JBJS.23.00137. Epub 2024 Jan 22. PMID: 38252711; PMCID: PMC10906207.
Copyright © 2024 The Authors. Published by The Journal of Bone and Joint Surgery, Incorporated. All rights reserved.
 
 
This is an open access article distributed under the terms of the Creative Commons Attribution-Non Commercial-No Derivatives License 4.0 (CC-BY-NC-ND), where it is permissible to download and share the work provided it is properly cited. The work cannot be changed in any way or used commercially without permission from the journal.
 
 

Importa los datos de mi consultorio a tu celular en un solo click!!!

Acude con el experto!!!

Tiempos buenos para hombros malos
Ética en la práctica: nuevos artículos en JBJS.org

Ética en la práctica: nuevos artículos en JBJS.org Leer más »

Verificado por MonsterInsights